Enter Title

Minimize

Cielo raso y calaos

Por su posición, los techos reciben directamente el sol y producen calor, sobre todo si las tejas son metálicas. En zonas calientes no es conveniente que el calor entre a la casa, por eso es útil poner cielo raso que separe el techo del interior.
El cielo raso es un aislamiento que mejora la temperatura de los espacios, por la capa de aire que queda entre el techo y el cielo raso. También disminuye el ruido de la lluvia y da un mejor acabado.
Igualmente, como el aire caliente es más liviano que el frío, éste se va a la parte alta de las casas. Por esto para mejorar la temperatura es bueno dejar una cámara de aire entre el cielo raso y la cubierta y poner calados para que el aire circule.
En climas fríos poner un cielo raso no deja que el aire caliente del interior se vaya, lo cual ayuda a mantener la casa caliente.
Para ventilar la casa se puede utilizar calados, los cuales son piezas perforadas de ladrillo o bloque, madera, guadua o cañabrava.
En las zonas cálidas son especialmente útiles, pues cuando el aire caliente sube a la parte alta de la construcción, los “calaos” le permiten su salida y así se refresca ese espacio.

Puertas y ventanas

Las puertas y ventanas son el punto de entrada o salida, de comunicación con el exterior. Cuando están cerradas dan intimidad, aislamiento y protección. Cuando están abiertas permiten el acceso y la circulación del aire.
En climas cálidos, las puertas y ventanas tienen calados para permitir el paso del aire.
En climas fríos y lluviosos, las puertas macizas evitan el paso del aire, y generalmente son en madera. Las ventanas deben tener la manera de cerrarse para proteger del clima.
En las zonas donde hay moscos y zancudos, para evitar que entren a la casa es útil sellar las aberturas con marcos de anjeo.