¡A cuidar ríos y quebradas!


Colombia es uno de los países del mundo más rico en aguas. Tenemos ríos blancos y negros. Los blancos, como el Cauca, el Magdalena y el Caquetá, nacen en las cordilleras y arrastran con ellos los nutrientes del suelo. Por eso en sus aguas abundan los peces. Los ríos negros, como el Vaupés, el Guainía y el Río Negro, nacen en las planicies del llano y la selva. Corren sobre lechos de roca y sus aguas son cristalinas. Son ricos en peces ornamentales.

A Fulano de Tal no le gustaba ver cómo, con el paso de los años, los ríos y quebradas se adelgazan, algunos de tal forma que llegan a desaparecer. “Los hombres no sabemos cuidar lo que tenemos”, decía. Recordaba con nostalgia el montón de quebradas que conoció siendo niño.