Tengo un año y es hora de comer como todos 

A partir del año, el niño podrá comer igual que el resto de la familia, menos los alimentos picantes o muy condimentados.  
El niño debe seguir tomando leche del pecho de la mamá o introducir gradualmente la leche de vaca, como bebida o en la preparación de las papillas.  

Alimento base

No existe una regla para saber cuáles son los alimentos que deben considerarse como principales de la alimentación, porque es importante conocer primero las costumbres culturales y los productos que se cosechan en cada lugar.  

En cada región o comunidad hay un alimento base que siempre se ha considerado como fuente principal de su alimentación, y, por lo general, es el que de manera más abundante se sirve en la comida más importante del día. Puede ser un cereal, como el arroz y el maíz; una raíz, como la papa, la yuca o una clase de plátano.  
Los alimentos base suelen ser bajos en hierro, cinc y calcio, y por eso deben ir acompañados de otros alimentos como frutas, verduras y legumbres secas, grasas, carnes, huevo o derivados de la leche, productos que complementan el alimento base.

En esta edad ya se debe tener establecido un horario definido de alimentación al día con tres comidas principales: el desayuno, el almuerzo y la comida. También se alimenta al niño en las llamadas “entre comidas”: al despertar, a la media mañana, la media tarde y a la merienda.  

Los granos secos como fríjoles, lentejas y garbanzos se le darán al niño primero en puré, luego triturados con tenedor y posteriormente en granos para estimular la masticación. Al combinarlos en el mismo plato con frutas o verduras frescas, el organismo asimila mejor el hierro que estos contienen. Además, se mejora el aporte nutricional si se dan mezclados con arroz.