¡A los bebés les gusta jugar!

El bebé usa gestos para comunicarse: señala, hace palmitas, dice adiós e imita expresiones. Desde la época de los abuelos vienen volando de boca en boca estribillos, rimas y canciones para jugar con los más pequeños.

Ensayemos los siguientes juegos:

Mirando a los ojos al bebé se acerca la cabeza hasta darle un pequeño topetón.

Tope, tope, tope, ton...

Se empieza a pellizcar al bebé desde la punta de los dedos de una de sus manitas, y luego hacia arriba lentamente hasta llegar a la axila produciendo cosquillas para hacerlo reír.

Cuando vas a comprar carne
no compres por aquí, ni por aquí,
ni por aquí, ni por aquí...
Compra por aquí.

Para jugar con los dedos de las manos, reconociendo lo diferentes que son:

Este dedito compró un huevito,
este lo cocinó, este lo peló,
este le echó la sal.
Y este pícaro gordito se lo comió.

A la hora de vestir al bebé unas palabras mágicas en forma de canción, son de gran ayuda:

Uno, dos, tres, cuatro
Me pongo la media me pongo el zapato

Para jugar con el bebé a reconocer las diferentes partes del cuerpo hay infinidad de rimas y canciones. Algunos ejemplos son:

Yo te voy a preguntar
Tú me vas a responder
¿Los ojos son para qué?
Los ojos son para ver.

Conejito blanco come maíz
Y le gusta tanto que mueve la nariz
Así, así, así, la nariz mueve así
Conejito blanco come lentejas
Y le gustan tanto que mueve las orejas.
Así, así así las orejas mueve así.

Cuando el niño comienza solo la aventura de caminar y se cae o se aporrea, un miedo extraño lo invade y llora buscando protección. Un abrazo cálido de mamá o papá es el mejor remedio, y si va acompañado con la rima de siempre, mejor:

Sana que sana colita de rana
si no sana hoy sanará mañana
Sana que sana colita de gato
si no sana ya sanará en un rato.