Botiquín natural en el hogar


En el hogar es fácil tener un lugar especial en donde se almacenen las plantas medicinales que no estén disponibles durante todo el año en los jardines o huertos.

Las plantas se pueden conservar y almacenar secas, en jarabes o en pomadas durante mucho tiempo para así tenerlas siempre a mano, y tratar las dolencias más comunes.

Para armar su botiquín, procure tener siempre a mano las siguientes plantas, ya sean secas o en sus preparaciones:

Penca sábila:

Sus hojas sirven para hacer compresas que alivian el dolor de cabeza. También puede usar sus cristales para las quemaduras de la piel. La mejor manera de tener la penca es cerca de la casa. Es muy fácil de mantener y siempre tiene hojas disponibles.

Caléndula en crema:

Para aliviar quemaduras, e irritaciones de la piel.

Hiedra o totumo en jarabe:

Para aliviar la tos.

Cortezas de algarrobo:

Para hacer una decocción que detiene la diarrea.

Raíces de jengibre:

Para la tos y para subir las defensas.

Flores secas de sauco:

Para aliviar los problemas respiratorios.

Conserve en frascos de vidrio hojas secas de:

Yerbabuena:

Para hacer infusiones que alivian el dolor de cabeza, la tos, la gripa y el dolor de estómago.

Orégano:

En infusión para detener la diarrea también sirven las flores.

Toronjil:

Para hacer infusiones que ayudan a relajarse.

Cidrón:

Para hacer infusiones que ayudan a relajarse.

Prontoalivio:

Para hacer infusiones que ayudan a relajarse y para el dolor de cabeza.

Romero:

Para hacer infusiones que alivian la  gripa y  la tos. Aumentan su poder curativo cuando a la infusión se le añade limón, cebollas y miel.

Milenrama:

Para hacer emplastos que alivian los trastornos  ginecológicos,  para hacer infusiones  para combatir la  gripa y para ayudar a relajarse.

Tenga además:

Telas  finas  para hacer compresas y cataplasmas.

Vendas de diferentes tamaños.

Alcohol  para limpiar y desinfectar.

Algodón.

Termómetro.

Miel para endulzar los preparados de hierbas medicinales.