¿Qué tiene que ver un horno de leña con el motor de un carro?

Que tanto el horno de leña como el motor funcionan gracias a la combustión, una reacción química en la que un material se quema y libera calor. La combustión se produce solo cuando se encuentran tres elementos: calor (fuego de un fósforo o chispa del encendido), combustible (la madera o la gasolina) y oxígeno (presente en el aire).

¿Por qué se utiliza cartón o papel para prender la leña?  

Hay materiales que arden más fácilmente que otros y son, por lo tanto, mejores combustibles. Eso lo podemos comprobar cuando prendemos una fogata o un horno de leña: el papel y el cartón arden rápido y propagan el fuego ayudando a encender la madera. Otros materiales, como los metales o el barro, no son combustibles, no se queman, y no sirven para producir calor. 

¿Por qué se mueven las llantas de un carro? 

En el interior del motor del carro, la gasolina (combustible) entra en contacto con la chispa del encendido del motor (calor) y con el aire (oxígeno) y se produce la combustión. La combustión libera una energía que se transforma en movimiento y se transmite del motor a las llantas del carro. Por esa razón rueda, se mueve y puede transportarnos.  

También vemos combustión…

Cuando encendemos una vela, cuando prendemos una estufa de gas, cuando utilizamos un encendedor y cuando prendemos la mecha de un globo. 

Motores calientes y sudores fríos

La combustión produce altas temperaturas que si no se controlan pueden llegar a recalentar y fundir el motor del carro. Por eso, todos los motores tienen sistemas de enfriamiento. Algunos lo hacen por medio de un ventilador que pone a circular aire fresco alrededor del motor y otros lo hacen poniendo a circular agua fría. Nuestros cuerpos, cuando se calientan, también necesitan refrigeración. Por eso producen sudor cuando hacemos un ejercicio fuerte.