Consejos clave para la mujer gestante

Afecto. Es fundamental que la mujer cuente siempre con el apoyo afectivo de su compañero, de su familia y de los amigos.

Actividades diarias.
Si va a permanecer mucho rato parada haciendo algún oficio como lavar, planchar o cocinar, apoye uno de los pies en un banquito para evitar hinchazón. Al agacharse a recoger algo flexione las piernas y mantenga recta la espalda. Evite cargar objetos pesados.

Dormir y descansar. Acuéstese siempre de lado, con las rodillas flexionadas y con un cojín entre ellas para darse mayor comodidad; si desea pararse, siéntese primero y luego apóyese en las rodillas antes de levantarse. Descanse levantando los pies sobre una butaca alta para descongestionar las venas de las piernas.

Ropa. Es conveniente que utilice ropa holgada y zapatos cómo- dos. No use zapatos de tacón alto.

Actividad física. Caminar y hacer ejercicio adecuado mantiene el óptimo nivel cardiorrespiratorio de la mujer en gestación. Es bueno que realice estas actividades diariamente, ojala por sitios planos.

Actividad sexual.
Las relaciones sexuales íntimas, afectuosas y delicadas se pueden realizar durante toda la gestación.

Vacuna.
Se debe aplicar la vacuna contra el tétano (toxoide tetánico difteria del adulto) que previene de esta enfermedad tanto al niño como a la madre.



Medicamentos y adicciones. Tomar alcohol o fumar cigarrillo puede afectar el crecimiento y desarrollo del niño en el vientre materno. Cualquier tipo de medicamento se debe evitar durante la gestación, a menos que sea ordenado por el médico. 

Signos de alerta.
Fiebre, dolor abdominal, flujo o sangrado vaginal, aumento exagerado o muy poco aumento de peso, no sentir los movimientos del feto, dolor de cabeza severo o hinchazón, entre otros, son signos de alerta que se deben consultar con el médico.

Alimentación de una mujer gestante

La madre en gestación necesita un estilo de vida saludable con alimentos variados, equilibrados y suficientes que satisfagan las necesidades nutricionales de sostenimiento y reparación de tejidos, y de crecimiento y desarrollo del bebe. Una madre bien alimentada durante la gestación es la mejor garantía para que el niño nazca saludable.

Una buena alimentación debe tener alimentos ricos en:

Hierro y ácido fólico, como el hígado, la morcilla, el pescado y el pollo, la yema de huevo, el fríjol seco, las lentejas, las arvejas, la habichuela y la espinaca.

Calcio, como la leche y los derivados lácteos, los cereales integra- les como la avena, el maíz, el arroz y el trigo.

Vitaminas y minerales como las frutas, hortalizas y verduras frescas.

Recomendaciones: 

  • Comer con un horario fijo varias veces al día pequeñas porciones.
  • La alimentación debe ser variada y debe incluir los diferentes grupos de alimentos, es decir, un poco de todo.
  • Comer diariamente tres porciones de fruta (una de ellas entera, las otras pueden ser en jugo) y buena variedad de verduras.
  • Consumir los suplementos nutricionales de calcio, hierro y ácido fólico que se suministran en el control prenatal.
  • Evitar el consumo exagerado de harinas, azúcar, sal, grasas, café o gaseosas.
  • Evitar el consumo de comidas rápidas y comidas de paquete. Consumir de 8 a 10 vasos de líquido al día.