El conde Olinos

Romance tradicional español


Madrugaba el Conde Olinos, 
mañanita de San Juan, 
a dar agua a su caballo 
a las orillas del mar. 
Mientras el caballo bebe, 
canta un hermoso cantar: 
las aves que iban volando 
se paraban a escuchar; 
caminante que camina 
detiene su caminar; 
navegante que navega 
la nave vuelve hacia allá.

Desde la torre más alta, 
la reina le oyó cantar: 
—Mira, hija, cómo canta 
la sirenita del mar. 
—No es la sirenita, madre, 
que esa no tiene cantar; 
es la voz del conde Olinos, 
que por mí penando está. 
—Si por tus amores pena, 
yo le mandaré matar, 
que para casar contigo 
le falta sangre real.

—¡No le mande matar, madre; 
no le mande usted matar, 
que si mata al conde Olinos, 
juntos nos han de enterrar! 
—¡Que lo maten a lanzadas 
y su cuerpo echen al mar! 
Él murió a la media noche; 
ella, a los gallos cantar. 
A ella, como hija de reyes, 
la entierran en el altar, 
y a él, como hijo de condes, 
unos pasos más atrás.

De ella nace un rosal blanco; 
de él, un espinar albar. 
Crece el uno, crece el otro, 
los dos se van a juntar. 
La reina, llena de envidia, 
ambos los mandó cortar; 
el galán que los cortaba 
no cesaba de llorar. 
De ella naciera una garza; 
de él, un fuerte gavilán. 
Juntos vuelan por el cielo, 
juntos vuelan par a par.