El cuidado de los animales

Una dieta equilibrada debe incluir proteínas de origen animal. Una finca productiva debe tener animales para el consumo diario de sus habitantes y para ofrecer al mercado. Las gallinas campesinas, o de patio, cruzadas con gallinas ponedoras, rojas o blancas, darán animales con la resistencia del gallo criollo y las ventajas de las razas finas. Las codornices y las gallinetas son aves que complementan la mesa con sus huevos y su carne. Los patos y los gansos se pueden criar bien si se tiene la posibilidad de construirles un estanque. El cerdo es el gran reciclador de la finca, pues puede mantenerse de los residuos de la huerta y de la cocina.

La vaca es fundamental por la leche y sus derivados: el queso, la cuajada y el kumis. Es preferible tener vacas lecheras de razas criollas como la blanca orejinegra o sus cruces con las pequeñas jersey y airshire, pues consumen menos alimento que las razas grandes como la holstein y la pardo suizo. La cabra es un animal ideal para fincas productivas pequeñas, porque come menos que la vaca. Su carne y su leche son más nutritivas y digeribles que las de la res. La oveja de lana en tierra fría y la oveja africana suministran carne de excelente calidad. Otros animales que se pueden tener en la finca son los conejos y los curíes. Los peces como la tilapia o la mojarra —roja y plateada—, la carpa y el bocachico, se pueden criar en estanques pequeños y sus carnes, bajas en grasa, son un excelente alimento.