El niño realista: de 5 a 6 años


De los cinco a los seis años el niño ya es consciente de sí mismo como persona y conoce sus derechos y deberes. Tiene gran claridad sobre la realidad que lo rodea, cómo es su familia, quiénes son sus vecinos, dónde vive y se alegra cuando le estimulan el aprecio y amor por ellos. Es muy sociable y se comunica con los demás con un lenguaje amplio, inteligente y fluido.

  • Sueña despierto con las cosas que quiere hacer cuando sea más grande o sobre quién quiere ser dentro de su comunidad.
  • Tiene gran sentido de la independencia y quiere hacer cosas solo y disponer de su propio tiempo y espacio. 
  • Idealiza y se identifica con una o más personas cercanas, a las que adora y quiere imitar.
  • Sabe qué le gusta y qué le disgusta, para qué cosas es hábil y para cuáles no.
  • Tiene claras las normas de convivencia social.
  • Tiene interés por aprender, preguntar para informarse y dar respuestas concretas a las preguntas que le hacen.
  • Tiene consideración por las otras personas, por lo tanto se debe estimular al niño a que apoye a los demás.

¿Qué necesita el niño realista?

  • Estímulo, apoyo creativo y orientación en sus juegos y actividades. Aclaración de sus dudas con respuestas claras y con ejemplos.
  • Confianza en sus capacidades para que desarrolle habilidades y actúe para alcanzar sus propósitos.
  • Que le permitan reafirmar su autonomía y personalidad en cada acto que hace.
  • Que le estimulen y le fomenten su interés por el conocimiento del mundo y de las cosas.
  • Normas claras para convivir en la familia, con los amigos y en cualquier comunidad.