Finos hilos para diversos nudos:

Finos hilos
La Pareja trenzará hilos de amor, de generosidad y de gozo de estar juntos. Puntada tras puntada coincidirán los sueños y los deseos comunes, el perdón y la comprensión.

Padres e hijos usarán hilos de respeto, cariño y reciprocidad. Estos hilos son fuertes y duraderos y aguantan una de las más grandes responsabilidades que tenemos en la vida.

Hay hilos que están hechos del mismo material de nuestra sangre, hilos fraternarles que tienen la devoción de la hermandad, la resistencia del apoyo mutuo, y la delicadeza de la cooperación.

La sabiduría de los viejos forma hilos que se alargan a través de las generaciones y forman un tejido que abarca un tiempo tan grande como el de los siglos. Los hilos que nos unen a los abuelos tienen la nobleza del respeto, de la compasión y de la humildad; así como los hilos que descienden hasta nuestros nietos.

Los hilos misteriosos del cariño y del afecto se buscan entre sí en medio del mar de la vida y se encuentran para formar la amistad, ese tejido que resiste duras pruebas. Hay muchos hilos que atan la amistad y los mejores son la confianza, la delicadeza y la complicidad.

Hay tejidos que se forman porque convivimos con otros en el mismo espacio del campo o de la ciudad. Los hilos que nos unen a ellos tienen la fortaleza de la prudencia y entrelazados vienen con ella la solidaridad, el respeto y el apoyo que siempre da una mano amiga en caso de necesidad.