Frutos secos - deshidratación

La deshidratación es uno de los métodos más antiguos que se ha utilizado para conservar alimentos. Consiste en retirar el agua de ciertos alimentos para evitar que se pudran.

El proceso de secado puede ser utilizado en frutas, vegetales y hortalizas, carnes y pescados, especias, hierbas aromáticas y hongos. Las plantas aromáticas y medicinales no pueden ser secadas al sol directamente, ya que se evaporan y pierden las sustancias activas.


Secado de hierbas aromáticas

1. Lave bien las hierbas con agua fría, escurra y seque con un paño.

2. Haga manojos de hierbas y ate con un hilo.

3. Ponga en el interior del secador y cuelgue de los tallos, con las flores u hojas hacia abajo, y con suficiente separación para que los manojos no se toquen entre sí.

4. Cuando estén completamente secas, retírelas del secador.

Secado de frutas y verduras

1. Pele las frutas y córtelas de un centímetro de grueso. Deben estar maduras y encontrarse en perfecto estado.

2. Lave con limón o ácido cítrico diluido en agua para evitar que se oscurezcan.

3. Seque con un trapo limpio y póngalas sobre una bandeja de secado expuestas a la acción del aire caliente durante el tiempo que sea necesario.

Las frutas secas duran aproximadamente 12 meses si se guardan en bolsas o frascos limpios bien cerrados. etiquete los envases con el nombre de la fruta y la fecha de elaboración.

Para hacer la deshidratación existen varios tipos de secadores que se adaptan al tipo de producto y a las condiciones climáticas de diferentes regiones.


Secador solar de invernadero

Este tipo de secador se caracteriza por tener una extensa cara de plástico o vidrio translúcido que da al sol, y cubiertas aisladas en sus otras caras. El aire caliente sale a través de ductos de ventilación.

Se utiliza para secar grandes cantidades de productos, los cuales son antes lavados y cortados, o en manojos si son hierbas.

Secador solar de gabinete

Este tipo de secador tiene una cara expuesta al sol que genera aire caliente, y un ventilador que lo pone a circular por toda la cápsula calentándola y retirando la humedad que haya en ella y en los productos que se pongan a secar.

Para este secador se utilizan bandejas con rejillas donde son puestos los productos listos para secar. Las rejillas deben tener entre ellas la suficiente distancia para que las plantas no se toquen entre ellas mientras se secan.