Fulano de Tal nos enseña:

Para crear una empresa, no importa si es grande o pequeña, hay que saber soñar. ¿Cómo?





  • Defina la idea: ¿Qué es lo que quiero alcanzar?
  • Tenga claro el producto: ¿Qué es lo que voy a hacer o qué voy a ofrecer?
  • Explore sus recursos: ¿Qué tengo y qué necesito?
  • Busque aliados: ¿Con quién me voy a unir?
  • Elija un lugar: ¿Dónde lo voy a vender?
  • Escoja sus clientes: ¿Quién me lo puede comprar?
  • Idee una manera de promocionarlo: ¿Cómo puedo dar a conocer mi producto?
  • Haga cuentas: ¿A cuánto lo debo vender?
  • Busque a alguien con experiencia entre sus conocidos: ¿Quién me puede aconsejar?

Un negocio, por más pequeño que sea, debe tener un presupuesto, que es una proyección de ingresos, gastos y utilidades.

Para conocer el tamaño del negocio y qué tan posible y exitoso puede ser, debe:

  • Conocer el mercado, es decir, saber qué tanto se está vendiendo el producto y si hay gente dispuesta a comprarlo.
  • Conocer muy bien el precio al que se está vendiendo el producto que voy a ofrecer.
  • Si decido montar el negocio tengo que considerar una inversión inicial, que se hace por una sola vez y también unos gastos del día a día del negocio.

Para la inversión inicial debe preguntarse:

  • ¿Cuánto me cuestan los equipos necesarios para producir o vender el producto?
  • ¿Cuánto me cuesta adecuar el sitio?
  • ¿Cuánto me cuestan los permisos que requiero para comenzar a operar?

Para tener claros los gastos del día a día. Es decir, para saber cuánto le cuesta sostener el negocio, debe calcular lo que debe pagar por:

  • El arriendo del sitio.
  • Los servicios públicos.
  • La materia prima.
  • Los salarios (recuerde incluir el suyo). Otros gastos (préstamos o transporte).
  • En general, debe pensar en los recursos que necesita para fabricar, almacenar, distribuir y hacer conocer su producto. Incluya un mínimo de caja para operar diariamente.

Para pensar su propio negocio es preciso pensar en cuatro puntos que principian todos por la letra P:

El producto, que debe tener:

  • Una buena relación entre calidad y precio para que los clientes queden satisfechos.
  • Un buen empaque.
  • Un buen nombre para que los clientes lo recuerden.
  • El precio, que se calcula considerando:
  • Cuánto vale hacer el producto.
  • Cuáles son los precios de la competencia. 
  • Cuánto está dispuesto a pagar el cliente.
  • La plaza, que es el lugar donde se vende.
  • Se puede vender de diferentes maneras:
  • Personalmente: usted vende sus productos directamente al cliente.
  • Por medio de intermediarios que distribuyen a muchos clientes.
  • Por medio de almacenes.

La promoción, que son todas las formas de dar a conocer a los clientes el producto. Puede ser:

  • De boca en boca, que se produce cuando un cliente satisfecho lo recomienda a los demás.
  • Por medio de perifoneo.
  • Por medio de volantes.
  • A través de los medios de comunicación (radio, prensa, televisión).
  • Por medio de Internet (correo electrónico, redes sociales, página web).

Existen dos clases de costos

Los costos fijos, que son los que un negocio tiene durante un mes y que no dependen de la cantidad de productos que se vendan. Por ejemplo: servicios públicos, arrendamiento del local, seguros, impuestos, costos de maquinaria y los salarios del personal administrativo.

  • Precio del producto y utilidades del negocio
  • Si tengo claro el precio al cual voy a vender el producto, puedo calcular la cantidad de unidades que debo vender para obtener utilidades o ganancias.
  • Si mi negocio vende en un mes una cantidad determinada de productos y los costos son iguales a lo que recibo por las ventas se dice que mi negocio no tiene utilidad.
  • Si mi negocio vende una cantidad determinada y los costos son menores que lo que recibo por las ventas, es decir, que entra más de lo que sale, se dice que mi negocio tiene utilidades.

Los costos variables, que son los que un negocio tiene durante un mes y que cambian según la cantidad de productos que venda. Por ejemplo: materia prima, pago de comisiones al personal de ventas, viajes y flete.

Existen varias formas de crear un negocio. Por ejemplo:

  • Si mi propósito es unirme con otras personas para desarrollar cierta actividad —como producir o vender— y todos deseamos obtener el mismo beneficio, debo pensar en crear una cooperativa.
  • Si mi propósito es crear una empresa con varias personas y que cada una reciba utilidades según los recursos que haya aportado al comienzo, debo crear una sociedad.
  • Si mi propósito es crear una empresa de la cual yo soy el único dueño, debo crear una Sociedad de Acciones Simpli cada (SAS) o una empresa unipersonal.
  • Si mi propósito es crear un negocio a nombre propio, sólo requiero de un registro en la Cámara de Comercio.
Existen organizaciones que ayudan a los famiempresarios, microempresarios o artesanos a montar o crecer su negocio.

Estas entidades pueden ser fundaciones privadas, nacionales e internacionales, alcaldías, gobernaciones o del gobierno nacional. Estas instituciones ayudan a través de: concursos, capacitación, comercialización y créditos favorables. Todo esto con el fin de promover el emprendimiento y apoyar las buenas ideas.

En Antioquia existen algunas de estas instituciones como: el Sena, la Promotora de Comercio Social, Interactuar, Microempresas de Antioquia, Artesanías de Colombia, Cámara de Comercio, Gobernación de Antioquia y Alcaldía de Medellín, entre otros.