Invención de la televisión


Hay gran variedad de ondas hertzianas. Unas se mantienen sobre la superficie de la Tierra. Son las de gran longitud. Rebotan en las capas altas de la atmósfera y regresan a la Tierra.

Las de muy alta frecuencia, es decir, las que forman muchas crestas por segundo, salen disparadas, no rebotan, se pierden en el espacio. Requieren antenas repetidoras que las capturen y las mantengan al alcance de los usuarios. Estas ondas pueden llegar muy, pero muy lejos.

La televisión utiliza estas ondas de muy alta frecuencia. Transmite imágenes y sonidos. Todo empieza con las cámaras de televisión. Éstas captan la luz de las imágenes que tienen adelante, las convierte en impulsos eléctricos y un circuito las convierte en ondas hertzianas. Salen al aire a través de una poderosa antena. El televisor las recibe, las transforma en rayas y puntos luminosos que forman las imágenes en la pantalla.

El ‘atrapaseñales’

Como la televisión utiliza ondas de muy alta frecuencia, muchas veces éstas se estrellan contra los obstáculos que encuentran por el camino y se duplican. Por eso, a veces, vemos doble imagen: la original y la reflejada. Pasa mucho en Antioquia por estar entre montañas. A veces las ondas se desvían, no entran y toca atraparlas con antenas muy altas.

Hoy la televisión es el medio de comunicación más poderoso del mundo. Las emisiones diarias empezaron en l945, después de la Segunda Guerra Mundial. Cientos de canales transmiten hoy las 24 horas del día.