Juegos y juguetes para el niño de los 18 a los 24 meses

El niño imitador

Los juguetes preferidos en esta etapa son el agua, la arena, cajas grandes, canastos y costales donde meterse para que lo busquen o también para que lo arrastren. Le gusta brincar, girar, rodar, tirar y agacharse en sus juegos; por esto prefiere jugar en el prado o manga con otros niños y adultos. Le gustan los juegos con mucho despliegue físico, como saltar obstáculos, deslizarse por pendientes, correr con su perro, entre otros.

Durante este período la mente del niño es capaz de tomar un objeto y representar a otro que conoce (esto se llama juego simbólico), como coger un palo y ponerlo a volar como un avión, hacer de una cajita un carro, y una piedra puede ladrar como un perrito. Todos los objetos y juguetes cobran vida para él, de forma cada vez más complicada, y puede fácilmente poner a hablar a sus juguetes al convertirlos en personas y darles vida.

También juega a imitar comportamientos, e imita conscientemente las actividades de algunos de los adultos cercanos. Le habla a su gato como lo hace su madre o hace muecas como las hace su tío.

Preste atención a que durante el día se alternen momentos de actividad y de descanso, de estar acompañado y de estar solo, de estar adentro de la casa y de estar afuera, al aire libre.