Juegos y juguetes para el niño de los 2 a los 3 años

A los niños de esta edad les encanta jugar debajo de la mesa o en una casita. Para atender esta necesidad basta con una sábana, colcha o cobija y un par de sillas para construir la casita. Los juegos que incluyen correr, saltar, trepar, caminar por tablas y muros, hacia atrás y en la punta de los pies también son muy llamativos para el niño. Igual le gusta jugar a las escondidas y montar en columpio.

Todavía le gusta jugar con agua y arena, lo mismo que jugar con palitos, regletas y toda clase de objetos que se puedan encajar unos con otros. Cada día se interesa más en jugar con otros niños de su edad, aunque todavía prefiere el juego con los adultos.

En esta edad los niños están especialmente interesados en escuchar cuentos, leyendas y poesías. Los relatos fantásticos son sus preferidos pues estimulan su imaginación, aunque también les gusta la narración de sucesos comunes, y más aún si él es el protagonista. Empieza realmente a querer pintar y a hacer garabatos; comienza a hacerlo con palos sobre la tierra o cemento, luego pide lápiz y hojas.

Es la etapa de la simbolización, es decir que un objeto, palabra o situación representa otro objeto, palabra o situación. La muñeca representa una persona, la bandera un país, el palo un caballo.

El niño a esta edad ya domina sus movimientos, y comienza a caminar y a correr cada vez más rápido y en diferentes direcciones.

Actividades para crecer

Juegue con el niño a imitar el movimiento y las voces de diferentes animales: perro, culebra, gusano, pato, rana, caballo.

Enséñele a doblar papel en dos, en cuatro y luego a hacer aviones. Rasgue con él papel hasta llegar a producir pedazos muy pequeños.

Anímelo a disfrazarse para imitar a los adultos.

Motívelo a que él mismo se ponga y se quite la ropa.

Ayúdele a construir una casita o permítale hacerla debajo de las mesas. Proporciónele objetos que pueda llevar para jugar en ella.

Tire una pelota para que el niño la reciba en sus manos y luego se la devuelva a usted. Váyase alejando cada vez más del niño, para que el juego se vuelva más exigente y divertido para él.

Juegue a clasificar objetos por color y forma: ponga sobre el piso naranjas, limones y otras frutas para que el niño las separe en grupos.