La madre después del parto

La madre requiere descanso y tiempo suficiente para recuperarse y para atender al bebé.


Es normal que se sienta un poco preocupada y a veces triste por las nuevas responsabilidades. Para ello requiere el apoyo firme y cariñoso de los demás miembros de la familia.

Su alimentación debe ser igual a la del embarazo (sigue comiendo para dos), y es bueno que beba más líquidos que antes para que reemplace los que utiliza en producir leche.

El aseo de su área genital se debe hacer varias veces al día, utilizando agua hervida. Si tiene fiebre, sangrado vaginal abundante, dolor e inflamación del abdomen o de las venas de sus piernas, debe consultar al médico o enfermera. Aunque se sienta muy bien de salud, es conveniente hacerse una revisión médica en el transcurso de la primera semana después del parto.