Nuestra vida antes de nacer


Cuando se une la célula sexual femenina llamada óvulo con la célula sexual masculina llamada espermatozoide, surge la concepción. En el momento mismo de esta unión empieza a formarse una nueva vida humana que comparte la herencia biológica del padre y de la madre. El nuevo ser crece y se desarrolla en el útero materno durante las 40 semanas antes de nacer.

A los dos meses de gestación, el cuerpo del niño ya tiene todos sus órganos formados. En las treinta y dos semanas siguientes el cuerpo del niño crece y se desarrolla, y los diferentes órganos van adquiriendo sus funciones para prepararse para la vida que tendrá fuera del útero.

Durante este proceso la madre alimenta, da respiración y elimina los desechos del niño a través de la placenta.

Aceptar la gestación y al nuevo bebé, y seguir con atención adecuada todo proceso, favorece tanto el crecimiento y desarrollo sano del bebé en el vientre como el vínculo afectivo entre el niño y su familia.