Quesos


Cuajada

1 Ponga la leche en una olla grande y caliente. Agregue el cuajo (una cucharadita por cada litro de leche) disuelto en una taza de agua. Revuelva bien hasta que empiece a sentir que la leche se cuaja.

2 Deje descansar en la misma olla a temperatura ambiente por unos 40 minutos.

3 Corte la cuajada en cuadros para que suba el suero y deje otros 20 minutos. Retire el suero y agregue sal.

Queso fresco

Para obtener queso fresco, ponga la cuajada en un molde con un peso encima de modo que haga presión sobre toda la superficie y el exceso de líquido escurra por el pañuelo. Deje reposar toda la noche.

Quesito

Para obtener quesito, escurra la cuajada, pase por la máquina de moler y dele forma con la mano o vierta en un molde del tamaño deseado.

Queso tipo mozzarela


1 Siga el mismo proceso usado para producir que- so, pero cuando obtenga la cuajada y retire el suero, cocínela al baño maría en la misma olla. Revuelva continuamente, de 15 a 30 minutos, en forma de espiral a una temperatura de 44 grados controlada, hasta que se endurezca.

2 Saque la masa obtenida con un colador y exprima en una tela de algodón previamente hervida. Retuerza la tela con la mano o prense en un molde. Aumente la presión durante las primeras 24 horas.

Con el queso mozzarela se puede hacer queso capa o tipo pera: extienda el queso ya prensado, corte en tiras de cuatro dedos aproximadamente y enrolle.

También puede hacer queso relleno: extienda, corte en rectágulos del tamaño que desee, rellene con bocadillo o cernido de guayaba y envuelva.