Reino prostista: algas y protozoos


Comprende organismos parecidos a plantas, como las algas, y parecidos a animales, como los protozoos.

Muchas algas son microscópicas, otras son visibles, como las manchas verdeazuladas de las paredes de los acuarios, la lama de lagos y estanques y las capas verdes sobre la corteza de los árboles; hay algunas de mayor tamaño; ciertas algas marinas pueden llegar a medir varios metros de largo. Las algas son muy importantes porque producen oxígeno, ya que realizan fotosíntesis; además, muchas algas hacen parte del plancton y son la base de la cadena alimentaria en los ecosistemas marinos y de agua dulce, porque muchos animales se alimentan de plancton y de algas de mayor tamaño. Algunas algas se asocian con hongos, para formar los líquenes.

Los protozoos son organismos muy pequeños. Algunos protozoos son patógenos y producen enfermedades en los animales y en las personas. Algunos ejemplos de protozoos son las coccidias que atacan a las aves y a los conejos o las Amebas que causan la disentería amibiana, o el que produce el paludismo y el que causa la leishmaniasis en los seres humanos.

Además de estos reinos, están los virus; estos seres aún no se ha logrado clasificarlos en ningún reino, porque no son seres celulares, no tienen movimiento propio y no tienen vida independiente; son capaces de reproducirse sólo a expensas de las células que infectan. Algunos virus causan enfermedades a las bacterias, plantas, animales y a los seres humanos; entre ellos encontramos los que producen: la gripe, la varicela, el sarampión, la poliomielitis, la hepatitis, la rabia y el VIH que causa el Sida, entre otros.

Volver