Selva húmeda tropical

En las tierras bajas, de 0 a 1.000 m.s.n.m y zonas cálidas de Colombia , con temperaturas superiores a 24ºC, encontramos distintos ecosistemas: la selva húmeda o seca, los bosques secos, los desiertos y las sabanas.
Las selvas o bosques húmedos tropicales son los ecosistemas más ricos y biodiversos de la Tierra, porque allí viven la mayor cantidad de especies de plantas y animales del planeta. Estos ecosistemas son muy calientes y húmedos, en ellos llueve durante casi todo el año y no tienen una época seca definida.

Estas selvas se caracterizan por tener árboles gigantes como ceibas, choibás y cagüís que llegan a medir más de 60 metros de altura, y sobresalen por encima del techo del bosque formando el estrato emergente de la selva. Las hojas y ramas de estos árboles son las que reciben la mayor cantidad de luz, calor, lluvia y viento. Más abajo, con 30 ó 40 metros de altura, crecen los cedros, los laureles y los cominos que tejen con sus copas el dosel o techo del bosque y forman un manto vegetal tan denso que muchos animales establecen caminos sobre sus ramas y se desplazan a lo largo de ellas para buscar comida y hacer sus nidos. Grandes lianas, bejucos y algunas parásitas se enredan y trepan sobre los árboles en forma de espiral y sus tallos cuelgan como grandes cuerdas.

El dosel es también el hogar de la mayoría de los insectos y animales de la selva; un solo árbol puede albergar 1.700 especies de insectos, principalmente hormigas y escarabajos que se encuentran por todos lados. Sobre los árboles crecen multitud de orquídeas y bromelias formando hermosos jardines colgantes.

Los monos aulladores, titís y otras especies se balancean y saltan de rama en rama en busca de frutos, retoños, semillas, pequeños vertebrados, insectos y huevos. Los perezosos, con su pelaje cubierto de algas, se desplazan lentamente de rama en rama y se alimentan de brotes tiernos, flores y frutos. Los tigrillos descansan en los árboles esperando la noche. Muchas aves, como tucanes, loros y guacamayas, llenan la selva con sus cantos, consumen multitud de frutos dispersando sus semillas y contribuyendo a la regeneración natural del bosque. Las aves mieleras vuelan de flor en flor, para chupar el néctar azucarado de las plantas que visitan ayudando a su polinización y formación de los frutos.

En el sotobosque crecen helechos, aráceas, platanillos y arbustos que compiten entre ellos, aprovechando los últimos rayos de luz solar. Muchas especies de ranas y sapos cazan insectos. Armadillos y ratones se alimentan de frutas caídas y cavan sus madrigueras en el suelo; los osos hormigueros atrapan hormigas y termitas con sus lenguas pegajosas; los cusumbos y grupos de puercos de monte (tatabras y sainos) escarban en busca de gusanos y larvas de insectos. Algunas tortugas terrestres, como las morrocoy, se alimentan de vegetales, invertebrados y carroña.

El piso de la selva es un lugar caliente, oscuro y húmedo, porque los árboles bloquean la entrada de luz. Escarabajos, hormigas y otros organismos remueven la tierra; hongos y bacterias ayudan a la descomposición liberando nutrientes para mantener la fertilidad. La mayoría de las selvas crecen sobre suelos muy frágiles, poco fértiles y con una delgada capa de materia orgánica. El suelo es lavado por las lluvias abundantes y frecuentes, y por esto, las raíces superficiales de las plantas toman rápidamente los nutrientes antes de que sean arrastrados a los ríos.

En las noches, algunos animales de la selva salen en busca de alimento. Los jaguares y pumas frecuentan los caminos cerca del río, al acecho de dantas, guaguas, puercos de monte, ayudando a mantener en equilibrio estas poblaciones. Los búhos y lechuzas cazan pequeños roedores, ranas y serpientes. Las chuchas o zarigüeyas se alimentan de frutas; las martejas o monos de noche comen insectos, frutos y toman el néctar de algunas flores. Las boas y los verrugosos se deslizan por el suelo en busca de alguna presa para alimentarse. Los murciélagos, importantísimos para la polinización y dispersión de semillas de muchos árboles, toman néctar y comen insectos y frutos, ayudando a la regeneración natural del bosque. El águila arpía, que tiene excelente visión, se posa en la copa de los árboles más altos y emprende el vuelo desde allí, para cazar a sus presas.

Animales de la selva húmeda


Escarabajo Hércules – Dynastes hercules

Los machos alcanzan hasta 15 cm. de longitud. Habitan en las selvas de la Orinoquía, Amazonía y el Chocó biogeográfico. Las larvas (mojojoy) se alimentan de madera en descomposición, ayudando al reciclaje de nutrientes del suelo; los adultos se alimentan de exudados de plantas y de frutos. Están amenazados por la destrucción de las selvas; son muy perseguidos por los coleccionistas de insectos.

Guacamayas

Existen siete especies de guacamayas en Colombia. Se diferencian de las loras por la carencia de plumas en lacara. Vuelan en parejas o en pequeños grupos y anidan en agujeros en los troncos. Se alimentan de semillas, frutos y brotes tiernos; por esto, son importantes dispersoras de semillas, ayudando a la regeneración de los bosques. Están amenazadas por la destrucción del hábitat y la cacería para el tráfico ilegal de mascotas.

Paujil de pico azul – Crax alberti

Esta ave solo habita en Colombia, es endémica. Se alimenta de frutos, semillas, brotes tiernos, insectos, lombrices y carroña, dispersando las semillas del bosque. Se encuentra en peligro crítico de extinción por la destrucción de las selvas, la cacería para el consumo de su carne y el tráfico ilegal de fauna silvestre.

Tití leoncito - Cebuella pygmaea

Es el primate más pequeño de América. Es diurno y arborícola, vive en grupos de dos a nueve individuos; se alimenta de frutos, hojas, néctar de las flores, savia de los árboles e insectos. Está amenazado por la destrucción de sus hábitats y por el tráfico ilegal para el comercio de mascotas.







Árboles, arbustos y plantas de la selva húmeda

Caracolí, Caracol o Aspavé - Anacardium excelsum

Árbol muy grande que llega a alcanzar más de 30 mt. de altura y 3 mt. de diámetro. Es de gran longevidad. Resiste inundaciones periódicas. Madera resistente a la humedad, liviana y fácil de aserrar y labrar, se emplea en la construcción de canoas, saladeros para el ganado, utensilios de cocina, herramientas y como pulpa para papel. Sus hojas se utilizan como forraje para el ganado.

Peine mono - Apeiba timbourbou

Crece hasta 35 mt. de altura y 50 cm. de diámetro, su copa es angosta y florece en racimos de flor amarillo. El fruto es una cápsula esférica. Crece en las selvas húmedas, su madera es blanda, liviana y se utiliza en la construcción de embarcaciones, enchapes o como leña.

Cativo, Trementino, Aamansa mujer – Prioria copaifera

Árbol que produce gran cantidad de madera. Crece formando masas conocidas como ‘cativales’, en las vegas que periódicamente se inundan con agua dulce. Estos ecosistemas son de enorme riqueza en fauna. La madera se emplea para enchapados, triplex, formaletas y cajonería. Está seriamente amenazado.

Cedro – Cedrela odorata

Es caducifolio. Su crecimiento en los primeros años es muy rápido. Gran longevidad. Madera preciosa, aromática, fuerte, fácil de trabajar y pulir, resistente a los insectos; empleada en la construcción, ebanistería fina y carpintería.

Ceiba bonga - Ceiba pentandra

Puede alcanzar hasta 50 mt. de altura y cerca de 3 mt. de diámetro. Es caducifolio y muy longevo. Su madera es blanda y liviana; se emplea para canoas, cajonería, palillos y fósforos. La lana que recubre la semilla se llama ‘kapok’ y se emplea para rellenar almohadas y colchones. La semilla contiene aceite que puede emplearse en la cocina, en la fabricación de jabones y como combustible de lámparas. Las hojas nuevas hervidas son comestibles.

Cagüi, Genené, Almendrón – Caryocar glabrum

Estos árboles imponentes del bosque tropical, de gran tamaño, tienen madera de buena calidad, dura, resistente a la humedad y al ataque de insectos. Estos árboles han sido casi diezmados, para sacar estacones y varetas para corrales del ganado. Los indígenas la emplean para construir embarcaciones. Sus frutos comestibles son muy apetecidos y medicinales, se usan contra la lepra.

Palmas

En Colombia se han reportado 270 especies de palmas, ocupando el primer lugar en el mundo. Entre las palmas de zona caliente podemos mencionar la de chontaduro, la tagua, el guerregue, la chonta, la zancona, entre muchas otras. Las palmas son muy importantes, porque son fuente de alimento para los seres humanos y para los animales silvestres; son empleadas para la extracción de aceites, los techos de viviendas, la construcción de paredes y la elaboración de artesanías.

Higuerones - Ficus spp.

También se encuentran en climas templados y algunas especies en zona fría. Su madera se emplea en la fabricación de cajones. Sus frutos son alimento de muchos animales silvestres. Están amenazados por la sobreexplotación.

Volver