Las zonas del planeta

El Sol es la fuente que provee de energía a todo el planeta. La Tierra gira alrededor del Sol, pero su eje, en relación a éste, no está vertical, sino que se encuentra inclinado 23.5° sobre su órbita. Es por este fenómeno de inclinación que los rayos solares llegan de manera diferente a las distintas zonas del planeta; éste factor hace que se presenten cuatro estaciones a lo largo del año en algunas zonas de la Tierra y que la vida se exprese de forma diferente en cada una de ellas. Estas zonas se conocen como biomas; algunos de ellos son: la zona tropical, las zonas templadas, las zonas frías y los polos.



Zona tropical: está ubicada en la parte central del planeta, recibe los rayos del sol de forma perpendicular durante todo el año y por eso aquí no hay estaciones, la temperatura es más o menos estable a lo largo del año y hay abundantes lluvias. Colombia está situada en esta zona y por eso es un país tropical.

Zonas templadas: se encuentran entre el trópico y las zonas frías, y en ellas se presentan las cuatro estaciones: primavera, verano, otoño e invierno. Allí se encuentran grandes praderas cubiertas de pastos y bosques con árboles de hoja caduca, que pierden las hojas con la llegada de las estaciones frías. Algunos animales migran durante el invierno o hibernan, es decir, pasan en cuevas largo tiempo sin moverse, sin comer y adormilados.

Zonas frías: más al norte se encuentra la taiga, con bosques de coníferas, como el pino, cuyas hojas parecen agujas que les permiten ser más resistentes al invierno. Un poco más al norte está la tundra, allí el sol es escaso, la tierra está cubierta de nieve gran parte del año; durante un corto verano de tres o cuatro meses, crecen musgos, líquenes, pastos y arbustos.

Los polos: se encuentran en los dos extremos del planeta, están cubiertos de hielo casi todo el año y las temperaturas son muy bajas. Allí viven pingüinos, focas, morsas y algunas ballenas que han desarrollado bajo su piel una gruesa capa de grasa para resistir el frío; algunos animales, como el oso polar, tienen además una gran cantidad de pelo. Los esquimales son las personas que habitan allí y construyen con hielo unas casas especiales llamadas ‘iglú’.